Irak: parlamento convocó reunión urgente para enfrentar crisis en Basora

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El parlamento convocó una sesión extraordinaria para el próximo 8 de septiembre y así abordar la crisis social y sanitaria en la provincia meridional de Basora, que ha desatado fuertes protestas en toda la región.

Mohamed Ali al Zeini, portavoz interino de la Cámara, convocó una reunión de emergencia para el sábado 8 de septiembre, en la que se discutirá sobre las violentas protestas que azotan el sur del país desde el pasado mes de julio.

El anuncio se realiza en el marco de la cuarta jornada de protestas en la provincia de Basora, en las que los protestantes continúan exigiendo al Gobierno la mejora en el suministro de agua, electricidad y asistencia sanitaria, y que deja ocho personas muertas.

Tan solo el pasado jueves, día en el que se decretó toque de queda, 35 personas resultaron heridas y una murió durante una intensa noche de protestas, en la que los manifestantes prendieron fuego a varios edificios gubernamentales y sedes de partidos políticos en la ciudad de Basora, la más rica en hidrocarburos del país.

El clérigo chií Moqtada Sadr, dijo que los políticos deben presentar soluciones “radicales e inmediatas” en la reunión o renunciar si no lo hacen, dijo.

“La gente protesta y al Gobierno no le importa, nos trata como vándalos”

Desde que estallaron las manifestaciones en Basora el pasado 8 de julio, al menos 23 personas han muerto.

Activistas de los derechos humanos han acusado a las fuerzas de seguridad de abrir fuego contra civiles, mientras que el Gobierno culpa a los protestantes y dice que a las tropas se les ha ordenado no disparar contra las personas.

“Nadie (aquí) es un vándalo, la gente protesta y al Gobierno no le importa, la gente está harta y nos tratan como vándalos”, dijo Ali Saad, de 25 años, en el mitin el jueves en Basora.

Aunque los líderes hacen llamados para resolver la crisis, los iraquíes siguen profundamente escépticos ya que no se ha logrado encontrar una estabilidad política en el país luego de las elecciones del pasado mayo.

Entre tanto, el ayatolá Ali Sistani, la máxima autoridad para la mayoría chií, dijo que se debería formar un nuevo gobierno, “diferente de sus predecesores”.

“Las fallas de los políticos iraquíes en los últimos años han causado la ira de la gente en Basora”

Desde que se celebraron las elecciones legislativas en mayo, los líderes no han podido consolidar un nuevo Gobierno. El nuevo parlamento se reunió el pasado lunes por primera vez, pero se separó después de un día sin partido, sin reunir suficientes votos para elegir a un orador y mucho menos nombrar al próximo primer ministro.

Sistani, un clérigo de 88 años, exigió el fin del uso de la violencia contra las “protestas pacíficas” y responsabilizó directamente a los políticos por la corrupción, la pobreza y el desempleo. “Las fallas de los líderes políticos iraquíes en los últimos años han causado la ira de la gente en Basora”, dijo Sistani.

Las facciones políticas de Iraq se unieron principalmente durante una guerra de 2014-2017 contra combatientes del Estado Islámico que se apoderaron de zonas imporantes al norte de Irak. Sus dos aliados más influyentes, Washington y Teherán, también respaldaron al gobierno de Bagdad a pesar de su profunda hostilidad mutua.

Sin embargo, desde que el Estado Islámico fue derrotado en gran parte el año pasado, otras divisiones han resurgido y hasta ahora esas ruputuras siguen profundizando la aguda crisis social que atraviesa el país.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.